Dios el Padre y la Creación

Sermón «Dios el Padre y la Creación»
Apocalipsis 4:1-11
Pbro. Pedro Arcos Sánchez

Culto completo 15 marzo 2020 – 9:00 hrs
Texto íntegro del sermón

Dios el Padre y la Creación

Texto: Apocalipsis 4:1-11

Introducción
La humanidad se jacta constantemente, pensando, erróneamente, que el conocer las cosas equivale a haberlas creado
El gran predicador de Londres, Inglaterra, Charles Spurgeon, en 1893 en uno de sus famosos sermones, en forma simple pero profunda dijo: «Amados amigos, bien podemos continuar alabando a Dios, porque nuestro Dios continúa dándonos motivos para alabar».

Hace mucha falta una teología así de simple en nuestra cultura hoy, incluso en nuestras iglesias.

Seguramente hemos escuchado en muchas ocasiones la frase “la grandeza de Dios”, sin embargo, nuestra cultura acostumbra a alabar más los “logros del hombre”, “el conocimiento humano”, al grado de que cuando se habla sobre lo que Dios creó se dice “eso es la ciencia”. Que, por cierto, lo único que ha hecho la ciencia es descubrir una pequeñísima parte de lo que fue creado por Dios. La humanidad se jacta constantemente, pensando, erróneamente, que el conocer las cosas equivale a haberlas creado.

El Creador de todo y de todos, inspiró al profeta Jeremías para que escribiera:

“Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.» (Jeremías 9:23, 24).

Cuando entendemos cuán incomparable es nuestro Creador y luego nos damos cuenta de que nuestro conocimiento, talento y riqueza son regalos de Dios, entonces y solo entonces descubriremos el poco derecho que realmente tenemos de jactarnos.

Cuando nos damos cuenta de que nuestro Dios, el Dios de la Biblia es «un fuego consumidor» (Deut. 4:24), el Dios vivo con el que «!!Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!» (Heb. 10: 31).

Este Dios no puede ser relegado a la seguridad de un salón de seminario o a ser estudiado bajo el microscopio como si fuera una mariposa.

El Dios de la Biblia es el Dios con quien tenemos que ver en la vida y la muerte, en el tiempo y la eternidad, el Dios a quien todos debemos rendir cuentas y de quien nadie puede escapar.

El Dios de la Biblia es de quien se habla majestuosamente en Apocalipsis 4 es alabado como el Rey de la Creación que es eterno, santo y glorioso, un Dios que solo es digno de alabanza y adoración. En realidad, los capítulos 4-5 de Apocalipsis constituyen una visión de 2 partes:

Capítulo 4 de Apocalipsis → Habla Dios el Padre y la Creación

Capítulo 5 de Apocalipsis → Habla Dios el Hijo y la Redención

Estos dos capítulos de Apocalipsis están inmersos en textos del Antiguo Testamento como el libro de Isaías 6, Ezequiel 1-2, y especialmente Daniel 7.

El objetivo de los dos capítulos es que, tanto por creación como por redención, Dios es soberano sobre su mundo. Lo creó y lo redimió. Puede hacer con él como quiera.

El Capítulo 4 de Apocalipsis se enfoca en Dios el Padre y la sala del trono en el cielo. Él es el Rey. Él es Santo. Él es el Creador. Estas tres verdades proporcionan el esquema expositivo de nuestro mensaje el día de hoy.

1.    Alabado sea nuestro Dios porque Él es el Rey sobre todas las cosas 4: 1-5

En los capítulos 2-3, el Señor Jesús había estado caminando entre las siete iglesias de Asia menor, dándonos una vista desde abajo, desde la tierra. Ahora la escena cambia al cielo, dándonos la vista desde arriba. Algo muy importante que se debe quedar bien en claro en nosotros como pueblo de Dios, como creyentes en Cristo Jesús, que todo lo que está ocurriendo en la tierra está bajo el control soberano de quien se sienta en el trono en el cielo.

Los planes de Dios exigen nuestra alabanza 4: 1

El texto bíblico dice «Después de esto» es importante entender cuando dice la palabra “Después de esto” se refiere a la visión del Cristo exaltado y glorificado y las 7 cartas a las 7 iglesias en los capítulos 2-3.

De repente, a Juan se le da una visión en el «cielo» y «una puerta abierta».

Luego se escucha «una voz como de trompeta» en 1:10. Es la voz de Jesús.

Nuestro Señor le dice:

En Apocalipsis 1:19 «Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas.».

Dios le ordena escribir a Juan:

  • Lo que has visto (cap. 1)
  • Qué es («las que son», cap. 2-3)
  • Que ocurrirá después de esto (Cap. 4-22)

Juan estaba a punto de ver “las que han de ser después de estas”.

Esto definitivamente indica que el contenido de los siguientes capítulos corresponde a un período de tiempo aún futuro.

La persona de Dios exige nuestra alabanza 4: 2-3

«Y al instante «, nos dice Juan, «yo estaba en el Espíritu». Esta es la presencia misma de Dios.

Y al igual que el apóstol Pablo, si esto fue «en el cuerpo» o una experiencia «fuera del cuerpo» no lo sabemos.

Y aún más, Juan no intenta describir a alguien sentado en «el trono». ¡Él solo puede decirnos cómo es! Después de todo 1 Timoteo 1:17 nos dice que nuestro Rey es «Eterno, inmortal, invisible …» y 1 Timoteo 6:16 nos dice que Él habita, «En luz inaccesible; nadie lo ha visto ni puede verlo …»

En nuestro estado pecaminoso y caído, ningún ser humano puede mirar a este Dios en su gloria y majestad incomparables y vivir. ¡Ninguno!

Aun así, Juan hace lo mejor que puede. Él dice, «y he aquí, un trono establecido en el cielo».

Isaías 6:1 dice: «vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime… «. El Salmo 47: 8 agrega: “Reinó Dios sobre las naciones; Se sentó Dios sobre su santo trono».

Juan dice que » Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina«.

Estas son la primera y la última de las doce piedras mencionadas en la descripción de la coraza del sumo sacerdote y ambas son rojas. Comentaristas reformadas muy confiable explican de esta manera que la piedra de jaspe puede representar majestad, santidad o pureza, y la cornalina, puede representar la ira o juicio.

Juan también dice «y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda «, seguramente era un recordatorio del pacto de Dios con Noé y la fidelidad de Dios. (Genesis 9:11-17)

Entonces tenemos: una visión de la majestad, el esplendor, la gloria y la fidelidad de Dios. Él está más allá de toda descripción en apariencia y completamente confiable en sus promesas. Es asombroso, magnífico, trascendente y espectacular. Es importante notar que ¡No hay Dios como nuestro Dios!

Los privilegios de Dios exigen nuestra alabanza 4: 4

Juan el apóstol ve 24 tronos con 24 ancianos sentados sobre ellos vestidos de blanco con 24 coronas en sus cabezas. Los ancianos ciertamente son una referencia a los santos (los creyentes) del AT y NT.

Nuestro Dios nos concede a los creyentes sentarnos en sus tronos como coherederos con Cristo, eso lo podemos comprobar con el evangelio de (Mateo 19:28 “Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a los doce tribus de Israel”; y este mismo libro de Apocalipsis 3:21 “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”). La ropa blanca, representa los redimidos en Cristo Jesús en Apocalipsis. (3: 4-5, 18).

Qué gran privilegio, es esto para los seguidores de este gran Dios y el Señor Jesucristo. ¡Él nos creó y nos ha redimido para que podamos reinar con Él! ¡¡Es demasiado!! No es de extrañar que en el versículo 10, los ancianos entreguen sus coronas mientras adoran al que está sentado en el trono.

Con mucho gusto regresamos en adoración lo que nuestro Dios nos ha dado, porque reconocemos que todo lo que tenemos que Él nos dio primero.

El poder de Dios exige nuestra alabanza 4: 5

Juan ahora ve «relámpagos y truenos». Esto nos recuerda el monte Sinaí en Éxodo 19:16 el “relámpagos y truenos” es Símbolo de un poder y una fuerza asombrosos.

En Apocalipsis, los símbolos de truenos y relámpagos siempre están conectados con una escena del templo y marcan un evento de importancia inusual.

Juan el apóstol también ve «siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.». Aquí nuevamente vemos la luz perfecta que lleva el Espíritu. El Espíritu que nos condena por el pecado y cambia nuestro corazón en la regeneración (Tito 3: 5 “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”) es el mismo Espíritu Santo que arde para siempre ante el trono de Dios en el cielo. Perfecto en su persona, perfecto en su posición, perfecto en su pureza, perfecto en su poder.

¡Qué visión! ¡Qué Rey!

Dice Hendriksen: “¡Nuestros asuntos descansan en manos, no de hombres sino de Dios! Por lo tanto, cuando el mundo está encendiendo las llamas del odio y la matanza y cuando la tierra está bañada en sangre, que nuestro ojo con lágrimas capte una visión del Trono que gobierna el universo. En medio de la prueba y la tribulación, que nuestra mirada se centre en Aquel que es Rey de reyes y Señor de señores «.

Alabado sea nuestro Dios porque es santo en su naturaleza 4: 6-8

La santidad define el carácter de Dios de manera tal que se puede decir que incluye todas las otras perfecciones morales divinas. La santidad en el sentido absoluto pertenece solo a Dios, ya que nuestro Dios no es tocado por el mal.

Juan el apóstol continúa desarrollando la visión de la sala del trono que le dio Jesús. Lo que vemos ahora es a la vez magnífico y extraño. Sin embargo, el punto es claro como el mar de cristal que Juan ahora contempla.

Sus criaturas muestran su santidad 4: 6-8

Juan ve un «mar de vidrio semejante al cristal». Esto se suma al esplendor y el brillo de la visión. Quizás esto representa pureza y que no hay necesidad de limpieza en el cielo. Tal vez representa la importancia y santidad de Dios.

Juan el apóstol entonces ve «cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás».

Estos son seres angelicales de adoración, que tienen las mismas características de los serafines que habla del profeta Isaías (Isa. 6: 2-3 “Por encima de él habia serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria”) y los querubines de Ezequiel (Ez. 1: 5-25).

Cuando dice el texto que estén llenos de ojos enfatiza la omnisciencia de Dios, su conocimiento exhaustivo de todo lo que es o podría ser. Las alas «sugieren rapidez para llevar a cabo la voluntad de Dios”

Dios es perfecto en su autoridad. “El primer ser viviente era semejante a un león”

Dios es perfecto en su actividad. “la segunda era semejante a un becerro”

Dios es perfecto en su majestad. “el tercero tenía rostro como de hombre.” El hombre es el pináculo de la creación, y solo el hombre tiene un «rostro» en esta visión. Es inteligente, racional y espiritual. Él es la cúspide de todo lo que Dios hizo. Él es el “virrey” de Dios en la creación.

Dios es perfecto en su deidad. “el cuarto era semejante a un águila volando.” El águila vuela en los cielos y a menudo representa a la deidad. Estas criaturas son fuertes como un león, sirven como un becerro, ven como un hombre y veloces como un águila. Cada uno en su aspecto particular da testimonio de la grandeza y la gloria de nuestro Dios.

Sus criaturas hablan de su santidad 4: 8

Luego dice el verso 8: «y no cesaban día y noche». Estos ángeles nunca duermen. ¿Y cuál es su mensaje, su canto, su canción? Haciéndose eco de las palabras del profeta Isaías en el capítulo 6, dicen:

«Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir»

Las cuatro criaturas vivientes proclaman sin cesar la santidad de Dios:

«Santo, santo, santo».

Las criaturas vivientes celebran la santidad y el poder de Dios como se manifiesta en su actividad pasada, presente y futura. Tal santidad no puede tolerar la presencia del mal.

2.    Alabado sea nuestro Dios porque Él creó todo lo que existe 4:9-11

“Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”

La teoría de la evolución es parte de la educación en nuestro país.

La cultura actual y sus representantes están tan asustados por cualquier desafío al status quo que se ponen extremadamente indignados si alguien se atreve a opinar en contra
Una revista en un artículo que publico titulado: “La Teoría de Evolución en la Escuela Primaria Mexicana. Desafíos para las escuelas primarias mexicanas”, en el que, después de decir que no se ha enseñado lo suficiente sobre la evolución, me voy a dedicar a leer literalmente lo que dice este articulo:

“Las autoridades educativas federales anunciaron recientemente la puesta en marcha de una nueva reforma de la educación primaria, la cual está actualmente en una fase piloto. A nuestro parecer, en el caso de las Ciencias Naturales, esta reforma tiene no sólo el reto de mantener, (o, mejor aún, superar) los estándares de calidad alcanzados en los libros de texto vigentes sino el gran desafío de remontar los obstáculos que enfrentó la reforma anterior, especialmente en lo que se refiere a garantizar la formación docente capaz de desarrollar en los alumnos una mentalidad evolutiva, para que, a 200 años del nacimiento de Charles Darwin, sus ideas—que revolucionaron la manera de entender y explicar el mundo natural—finalmente se extienden y se comprendan a cabalidad.”

La cultura actual y sus representantes están tan asustados por cualquier desafío al status quo que se ponen extremadamente indignados si alguien se atreve a opinar en contra.

Defienden su territorio con lo que podría llamarse “celo religioso”. Insisten en que se desarrolle en la gente una “mentalidad evolutiva”.

Es muy importante como creyentes en Cristo Jesús que sepamos y que estemos convencidos no somos un producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es el resultado de un pensamiento de Dios. 

Escuche que una persona que expresaba de esta manera: «Bueno, esto es solo una de esas cosas sobre las que los científicos discuten y dejaremos que los biólogos lo resuelvan lo mejor que puedan». Pero que lo que está realmente en juego no es solo el primer capítulo de Génesis, sino toda la Biblia de principio a fin, desde la primera palabra hasta la última.

La evolución ve el mundo a través de una lente que es completamente naturalista. Propone explicar todo el universo sin tomar en cuenta a Dios. El evolucionista supone que Dios está fuera de escena. O no existe o no importa.

En el pensamiento evolutivo, no existe la verdad absoluta, sino sólo una serie interminable de teorías primero creídas, luego dudadas, luego descartadas.

Por eso, las posiciones que tratan de ser compatibles con la evolución, como la evolución teísta, nunca funcionan. Intentan unir dos cosas, la creación y la evolución, que son fundamentalmente incompatibles.

Me doy cuenta de que hay muchos cristianos, incluidos algunos que mantienen una alta visión de las Escrituras, que creen en la evolución como la mejor explicación del origen de la raza humana. En el mejor de los casos, son débiles en su fe. En el peor de los casos, han socavado la autoridad de la Biblia al acomodarse a una cosmovisión contraria.

Nuestro supuesto, o nuestro punto de arranque debe comenzar con el Dios que nos creó. Si comenzamos nuestro supuesto en cualquier otro lugar, estaremos perpetuamente confundidos.

El creyente entiende el mundo con base en la verdad de que Dios creó todas las cosas.

El Credo de los Apóstoles coloca la doctrina de la creación en la segunda frase.

Los escritores bíblicos -inspirados por Dios- atribuyeron repetidamente toda la creación a la obra de Dios:

«En el principio creó Dios los cielos y la tierra» (Génesis 1: 1).

«Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.» (Hebreos 11: 3).

Génesis 1 nos dice algo importante acerca de cómo creó Dios. Repetidamente el texto dice: «Y Dios dijo».

Primero estaba la palabra creadora de Dios. Él habló y apareció la luz. Entonces las aguas se separaron. Luego había tierra seca. Luego vegetación. Luego se formaron el sol, la luna y las estrellas. Luego vinieron los peces y los pájaros. Luego los animales terrestres.

Y finalmente, Adán y Eva. Él habló y la luz brilló en la oscuridad. Él habló y las aguas retrocedieron de la tierra. Él habló y apareció la tierra seca. Él habló y apareció la vegetación. Él habló y el sol llenó el cielo de día y millones de estrellas centellearon de noche. Él habló y el mar lleno de peces y pájaros comenzó a volar. Él habló y el ganado pastaba, las ardillas recolectaban nueces de nogal, las nutrias retozaban en los arroyos, y el canguro comenzó a saltar.

Finalmente, volvió a hablar y creó a Adán. Sopló en él el aliento de vida y Adán se convirtió en un alma viviente. Luego, Dios tomó una costilla de su lado y creó a Eva. Así comenzó la raza humana.

La Biblia nos dice claramente que el universo existe por orden de Dios. Él habló y se hizo realidad. La Biblia enfatiza esta verdad en varios lugares:

Salmo 33:6 » Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca».

Salmo 33:9 “Porque él dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió».

Salmo 148:5 «Alaben el nombre de Jehová; Porque él mandó, y fueron creados».

2 Pedro 3:5 «Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste».

Pero vamos a nuestro pasaje de Apocalipsis 4.

En el cielo, los 24 ancianos (que representan a los redimidos de todas las épocas) arrojan sus coronas ante el trono de Dios y lo adoran.

Esto es lo que dicen: «Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas «. (v.11)

Unos versos más adelante en Apocalipsis 5:9, notamos que estos mismos ancianos se caen y adoran al Cordero, el Señor Jesucristo, por la redención que compró con su propia sangre: «y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación”.

La creación es lo primero, luego la redención. Los 24 ancianos primero adoran a Dios porque él es el Creador. Luego adoran a Cristo porque él es el Redentor. Si perdemos la doctrina de la creación, eventualmente perderemos la doctrina de la redención.

Muchos evangélicos parecen haber pasado por alto este hecho. La historia de la creación conduce a la realidad de la caída. Génesis 1-2 nos dice de dónde venimos. Génesis 3 explica cómo el pecado entró en la raza humana y por qué necesitamos un Salvador.

Sin la creación no habría redención, ni Cristo muriendo en la cruz, ni perdón por nuestros pecados, ni cielo, ni esperanza de vida eterna.

Pero hay algo más que debemos notar en Apocalipsis 4:11.

Dios creó todas las cosas por su propia voluntad. Creó el universo porque quería, no porque lo necesitara.

Nadie puede conocer el universo y las respuestas a las grandes preguntas de la vida sin conocer también a Dios
Adoramos a un Dios que existe eternamente como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Un Dios, tres personas. La comunión Padre, Hijo y Espíritu Santo juntos. El Padre ama al Hijo y el Hijo ama al Padre. El Padre ama al Espíritu y el Espíritu ama al Padre. Nunca digamos que Dios creó el mundo porque algo le faltaba a Él.

Él nos creó por un acto de su propia voluntad, para su gloria. Esta es una visión elevada de la soberanía de Dios, y nos pone en nuestra posición correcta, boca abajo en el polvo, humillados ante nuestro poderoso Creador.

Para comprender los orígenes humanos y la verdadera historia del universo, debemos comenzar, no con las vanas especulaciones de la ciencia, sino con el entendimiento de Dios tal como nos lo ha revelado en Su Palabra.

Tenemos que comenzar con Dios. Por eso el Credo de los Apóstoles comienza así: «Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra».

Esto nos hace ver la necesidad de una educación verdaderamente cristiana. Nadie puede conocer el universo y las respuestas a las grandes preguntas de la vida sin conocer también a Dios.

Tres palabras resumen la enseñanza bíblica acerca de dónde venimos: creado, no evolucionado. Enseñemos esa simple declaración a nuestros hijos.

Cuando Dios hizo el mundo, me puso en él, tal como soy, justo donde estoy, exactamente quién soy. Moldeó mis brazos, moldeó mis huesos y me unió en el útero de mi madre.

Me hizo moreno, de piernas cortas, con ojos negros, cabello negro, y me hizo hablar de la forma en que hablo “Cho’ol”. Puso dentro de mí un amor apasionado por el café. Me llamó para predicar, y me bendijo más de lo que merecía con una esposa maravillosa y tres hijos excelentes. En resumen, Dios me hizo tal como soy.

Dios te hizo tal como eres. Eres un diseño original, una edición limitada de uno. Te hizo con todas tus peculiaridades, que son muchas. Porque Dios te hizo, encajas. Perteneces aquí. Piensa de esta manera: estás aquí porque Dios te quería aquí. No importa si fuiste una sorpresa para tus padres. No fuiste una sorpresa para Dios. Pertenecemos a Dios, Él nos hizo como somos, y no podríamos escapar de Él incluso si lo intentáramos.

Él nos hizo, nos ama a pesar de nuestro pecado, y envió a su Hijo a morir en la cruz y resucito de los muertos para que pudieras ir al cielo. Nuestro Creador se ha convertido en nuestro Salvador. Ahora desea que dejemos nuestro pecado.

Todo comienza con el Dios que nos creó. Nunca sabremos quién éramos hasta que sepamos quién es él.

Amén.

Pbro. Pedro Arcos Sánchez. 8 de marzo de 2020

Favor de ver el Comunicado oficial sobre los cambios temporales debido a las medidas preventivas relacionadas con el virus COVID-19


Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.