Perdónanos nuestras deudas (Mateo 6:12)

La Oración del Señor
Perdónanos nuestras deudas (Mateo 6:12)
Meditación sobre Mateo 6:9-13 por el A.I. Saulo Murguia
Iglesia Nacional Presbiteriana Berith
Cd. de México

Transcripción:

Así como necesitamos la oración diaria por los alimentos que comemos, también necesitamos la oración diaria por el perdón de nuestros pecados.

La Iglesia en su conjunto y el pueblo cristiano como individuo no se distingue de los demás por su perfección, aunque desearíamos que así fuera.

Es nuestra fe en Cristo lo que nos distingue de los no cristianos.

Fe en Cristo significa fe en Su muerte y resurrección para salvarnos de nuestro pecado. Esa fe no es algo que ejerzamos de una vez por todas.

Nuestra fe en Cristo comienza en el momento en que creemos en Él por primera vez y continúa hasta el final. Parte de esa fe es el arrepentimiento por los pecados y la confianza en la misericordia salvadora de Dios. Mientras estemos en este mundo, este aspecto de la fe es una necesidad diaria.

¿Por qué permitir el pecado?

La necesidad diaria de perdón nos lleva a la siguiente pregunta:

¿Por qué Dios no nos santifica completamente en nuestro primer acto de fe?
Uno pensaría que no solo haría la vida cristiana mucho más fácil y más agradable, sino que también se impulsaría enormemente la evangelización.

¿Por qué Dios permite que seamos tan necios y pecadores?

Parte de la respuesta es que Dios nos santifica de adentro hacia afuera. Esto significa que la santificación tiene que ver primero con un cambio en nuestro corazón, no meramente con nuestros hábitos externos.

Ahora bien, puede ser que en algunos asuntos y para algunas personas ese cambio comience desde afuera.

Pero el cambio exterior no es la esencia de la santificación.

Un cambio externo que no implica un cambio interno puede reflejar la obra de Dios, pero aún no es un cambio real.

Hasta que nuestros corazones no hayan cambiado, la obra de santificación no ha comenzado verdaderamente.

Pero cuando Dios nos santifica, nos permite fallar en nuestras propias fuerzas para que podamos aprender cuán débiles somos y cuán desesperadamente necesitamos Su gracia.

Cuando hemos pecado y fallado, nos despreciamos por nuestra locura y pecado.

Confesamos que no tenemos más esperanza que Él. Nos entregamos a Su misericordia y Él nos acepta. Estamos llenos de gratitud.

Por lo tanto, a medida que crecemos en nuestra desconfianza en nosotros mismos y aprendemos a despreciar nuestros propios pecados, también crecemos en gratitud hacia Él y Su gracia.

Él nos lleva a amarlo al permitirnos aprender quiénes y qué somos como pecadores necios y al perdonarnos una y otra vez hasta que nuestro amor por Él sea perfecto.

Como perdonamos a nuestros deudores:

Esta petición es única en la oración del Señor. Es el único con un argumento adjunto. Le pedimos a Dios que perdone nuestros pecados porque perdonamos a los que han pecado contra nosotros. Este es el tipo de oración que a menudo vemos en el libro de los Salmos, donde David ofrece a Dios razones y argumentos para las peticiones que hace.

En una oración tan corta, es notable que se adjunte un argumento a esta petición.

¿Pero cuál es el argumento? ¡Seguramente no le estamos diciendo a Dios que nuestro perdón de los pecados de otros merece Su perdón de nuestros pecados! Se ha enseñado esta burda distorsión del significado de nuestro Señor, pero el verdadero significado del argumento se ve en la parábola de Cristo de los dos siervos (Mt. 18:23 y sig.).

El siervo al que se le perdonaron diez mil talentos se encuentra con otro siervo que le debía cien denarios y se negó a perdonarlo.

El punto de la historia es claro. El sirviente a quien se le había perdonado una deuda tan enorme que le habría sido imposible pagar, no entendía el perdón, no apreciaba la gracia que le había sido mostrada.

Su absoluta falta de gratitud se manifestó en su actitud hacia los demás. Por lo tanto, no fue perdonado. De manera similar, si apreciamos la gracia de Dios y mostramos nuestra fe por nuestras obras, podemos ofrecer nuestro arrepentimiento con el argumento: «Señor, he manifestado mi fe en tu gracia perdonando a los demás, continúa mostrándome tu misericordia porque realmente creo . «

Cristo es muy claro, tanto en la advertencia adjunta al Padrenuestro como en la parábola de Mateo 18: Si no perdonamos a otros, nuestros pecados no serán perdonados. Aquellos que son salvos solo por gracia deben mostrar gratitud por la gracia en sus actitudes hacia los demás y en su vida diaria.

¿Cuantas veces?

Pedro le preguntó a Jesús cuántas veces debería perdonar a alguien que lo ofendió, «¿Hasta siete veces?» (Mateo 18:21). Al preguntar esto, Pedro sin duda pensó que estaba siendo generoso.

Entre los rabinos, algunos enseñaron explícitamente que un hombre podía ser perdonado tres veces, pero no más. ¡Pedro había más que duplicado la gracia de los fariseos! Pero la gracia de Cristo se extiende mucho más. ¡Setenta veces siete! Es decir, por muchas veces que el pecador peca contra nosotros, debemos perdonarlo. De hecho, si no lo hiciéramos, ninguna familia u organización podría permanecer unida. ¿Hay un niño que solo ha ofendido a sus padres siete veces? ¿O hay un esposo o esposa que solo necesita ser perdonado tres veces?

El perdón diario significa la confesión diaria de nuestros pecados. Significa arrepentimiento diario. La vida cristiana es una vida de arrepentimiento y renovación repetidos. Siempre seremos pecadores en esta vida y siempre necesitaremos ser renovados en nuestra fe y arrepentimiento.

Otras partes de la Serie «Oración del Señor»
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.