Pedid y se os dará

Meditación sobre Lucas 11:1-13 por el A.I. Saulo Murguia A.
Iglesia Nacional Presbiteriana Berith
Cd. de México

Transcripción…

Lectura del pasaje

Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes,

porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante;

y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos?

Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?

12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Pedid y se os dará

Lucas 11 comienza con Jesús «orando en un lugar». Cuando termina de orar, uno de sus discípulos le pregunta: “Señor, enséñanos a orar…” (11: 1). En respuesta, Jesús ofrece una enseñanza de tres partes, que incluye una oración modelo, una parábola sobre la oración y algunos lineamientos importantes sobre la oración.

La oración del Señor
La oración de Jesús y la enseñanza que sigue se comprenden mejor si se consideran juntos en contexto.
Jesús invita a sus discípulos a tener una relación profundamente personal con Dios, animándolos a invocar a Dios usando el mismo nombre que él usa: en hebreo אבינו, AVINU: nuestro padre de abba=padre.

En las lenguas semíticas el vocablo ‘ab’ significa ‘padre’, en hebreo se escribe אב y tiene ya el significado de ‘padre’. En arameo Abbá se escribe אבא y literalmente significa “padre” o “el padre”.

Jesú, entonces, invita a sus discípulos a hablar con Dios como los niños llamarían a un padre amoroso, confiando en que pertenecen a Dios y que Dios quiere para ellos todo lo bueno y vivificante.

Lo que dice el señor Jesús en 11:11-13 refuerza esta invitación.

Si los padres humanos, con todas sus faltas, saben dar a sus hijos regalos que sean buenos para ellos, ¡cuánto más el Padre celestial dará buenos regalos a sus hijos que le pidan, incluido y especialmente el regalo (el don) del Espíritu Santo!

Jesús también invita a sus discípulos a orar para que el nombre de Dios sea santificado o santificado.

En el griego es el verbo ἁγιάζω (hagiadzo) que significa hacer santo, consagrar, sanctifcar
Aquí usa lo que conocemos como voz pasiva (agiastheto) αγιασθητω que significa santificado, lo que indica que le pedimos a Dios que santifique el propio nombre de Dios, que actúe de tal manera que el nombre de Dios sea honrado.

Las peticiones que siguen nos dan a entender el significado de esto.

Cuando se santifica el nombre de Dios y llega el reino de Dios, hay pan de cada día, se practica el perdón y Dios libera a los creyentes del tiempo de prueba.

El amigo desvergonzado

El pasaje nos enseña que se puede confiar en que Dios responderá a nuestras oraciones. Para ilustrarlo, Jesús cuenta la parábola del amigo que llama a medianoche.
La hospitalidad era de suma importancia en el mundo bíblico, y cuando llegaba un invitado, incluso inesperado, incluso a medianoche, no había duda de que la hospitalidad debía extenderse.
Entonces, cuando el hombre de la historia se encuentra sin suficiente pan para su invitado, acude a un amigo y le pide prestado un poco, aunque fuera necesario despertar a toda la casa de su amigo.

“No me molestes”, responde el amigo desde dentro. “La puerta ya está cerrada y mis hijos están conmigo en la cama. No puedo levantarme y darte nada ”(11:7).

Seguramente una persona hoy día sentiría empatía por el amigo despertado y pensaría que la persona que llama a medianoche está superando los límites de la amistad.

Pero en la cultura del mundo bíblico, es el amigo despertado el que se está portando mal. Está en juego la capacidad de su amigo para brindar hospitalidad y, por lo tanto, su honor.

Jesús dice que el hombre eventualmente responderá a la solicitud de su amigo, no porque sea un amigo, sino por la insistencia de su amigo (anaideia que puede traducirse incluso como desvergüenza).

Su amigo no muestra vergüenza al pedir ayuda para cumplir con los requisitos de la hospitalidad. El amigo despertado incurriría en deshonra si no ayudaba a su vecino en esta obligación esencial.

Entonces él responderá -tal vez sólo por la presión social- pero responderá.

La parábola de Jesús implica que si es así entre amigos con sus motivos e intereses personales mezclados, mucho más con Dios, que quiere darnos lo que es bueno y vivificante, y que está comprometido en mantener santo el nombre de Dios.

Preguntar, buscar, llamar

Jesús continúa:

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.Lucas 11:9-10
¿Cuál es nuestra experiencia al respecto?

Tal vez muchas veces hemos pedido y no hemos recibido; hemos buscado y no encontrado. A pesar de nuestras más fervientes oraciones por su salud y seguridad, hemos perdido seres queridos a causa de efermedad o accidentes sin sentido.

A pesar de las fervientes oraciones de muchas personas de todo el mundo, diariamente escuchamos sobre tragedias de violencia, hambre, enfermedades y desastres naturales.

Si Dios es como un padre amoroso que desea dar lo que es bueno y da vida (11: 11-13), ¿por qué tantas oraciones parecen quedar sin respuesta?

La respuesta a esta pregunta no es simple, aunque a menudo oimos respuestas simples, como:

«parece que Dios no ha respondido a nuestras oraciones, pero si respondió;»
«Dios siempre responde, pero a veces dice que no.»
«No siempre pedimos sabiamente, y Dios, para ser un Dios verdaderamente amoroso, se ve obligado a rechazar nuestra solicitud.»

Sin embargo, estas respuestas no pueden explicar los muchos casos en los que nuestras peticiones seguramente deben estar en sintonía con la voluntad de Dios.

Las Escrituras dan testimonio de la voluntad de Dios de que todos tengan suficiente para comer y de que cesen la violencia y la guerra.

Jesús nos dice que oremos que sea hecha su voluntad, por el pan de cada día y por la venida del reino de Dios. Sin embargo, millones continúan pasando hambre y las guerras continúan.

Otra explicación que se da a menudo al problema de la oración sin respuesta es que «todo sucede por una razón». Dios tiene algún propósito en todo lo que sucede. No importa lo malo que pueda parecer, todo es parte del plan de Dios para lograr un bien superior.

Dios ha prometido que puede sacer bien del mal. De hecho, esta es nuestra única esperanza y el corazón de nuestra fe en la muerte y resurrección de Jesús.

Entonces, ¿qué podemos decir acerca de la oración sin respuesta?

Entonces, ¿Por qué nos habríamos de molestar en orar, si la voluntad de Dios puede verse frustrada?

Nuevamente afirmamos lo que nos dice la Escritura, y particularmente lo que Jesús nos dice en este pasaje: que somos invitados a relacionarnos con un Dios amoroso que quiere darnos vida y que continúa trabajando incansablemente por nuestra redención y la de toda la creación.

Tenemos que tener claro algo muy importante: no es Dios el que cambia a través de nuestra oración; el hombre no influye en Dios como un acusado influye en un juez humano que tiene emociones y está sujeto a cambios, sino que es el hombre mismo el que cambia.

Como creyentes, nos atrevemos a ser «desvergonzados» -insistentes, persistentes- en nuestras oraciones, a seguir llevando nuestras necesidades y esperanzas a nuestro Padre celestial, porque Jesús nos dice que lo hagamos, confiando en el amoroso propósito de Dios para nosotros.

Pero podemos afirmar con al apóstol Pablo, «Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.» (Romanos 8:28).

Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.