El sermón del monte – Parte 7 – Quinta Bienaventuranza

Meditación por el A.I. Marcos Mercado Estrada
Iglesia Nacional Presbiteriana Berith
Cd. de México

Transcripción…

Doy gracias a Dios porque nuevamente me permite comunicarme con ustedes por este medio electrónico y enviarles un muy cordial saludo en este hermoso día

El día de hoy vamos a meditar en la quinta bienaventuranza y antes de iniciar voy a leer las bienaventuranzas que encontramos en Mateo 5:1-12

1 Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos.
2 Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:
3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
9 Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.
12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

¿Cuál es la quinta bienaventuranza?

7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

I INTRODUCCIÒN

En el Sermón del Monte Nuestro Señor y Salvador Jesucristo describe el carácter del cristiano, nos dice todo en cuanto a nuestro deber cristiano Es obvio que nos escudriña, y nos somete a prueba, ¿Cómo reaccionamos ante esta prueba tan dura?

Es un hecho que con nuestra vida expresamos y proclamamos lo que somos en realidad. Y al examinar la lista de las bienaventuranzas, nos vemos obligados a examinarnos a nosotros mismos.

Y en la quinta bienaventuranza tenemos otra característica más que se ha de manifestar en nosotros si somos verdaderamente cristianos.

Ahora bien, cabe aclarar que todas las afirmaciones del Sermón del Monte debemos entenderlas, y considerarlas en su contexto.

Y sobre todo porque nos podemos dar cuenta que nuestro Señor Jesucristo escogió estas Bienaventuranzas con todo cuidado, No habló al azar.

Por ejemplo, en las bienaventuranzas hay un progreso concreto en el pensamiento; hay una secuencia lógica y esta quinta Bienaventuranza procede de todas las otras, y cada una de ellas tiene relación con la anterior.

De esta manera podemos decir que en primer lugar, Somos pobres en espíritu; es decir nos damos cuenta que en nosotros no hay justicia; nos damos cuenta de que ante Dios y su justicia no tenemos mèritos y nada podemos hacer.

En segundo lugar; al llegar a la conclusión, como resultado de la acción del Espíritu Santo, de que nuestro corazón está corrompido, lloramos por el pecado que hay en nosotros. Y por ellos exclamamos con el apóstol Pablo, ‘¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?’ y deseamos vernos libre de toda la vileza que hay en nosotros.

En tercer lugar, somos mansos, lo cual significa que ahora que hemos llegado a tener una idea exacta de lo que somos, nadie puede herirnos, nadie puede ofendernos y por ello tenemos hambre y sed de justicia.

Y después llegamos a estas palabras: Bienaventurados los misericordiosos.’ ¡Qué afirmación tan dura! ¡Qué desafío para todos nosotros en cuanto a nuestra actitud general y de nuestro deber cristiano! Cristo dijo Felices son, , esas personas, merecen que se las felicite. Ahora bien,

II ¿QUÈ SIGNIFICA SER MISERICORDIOSO?

La palabra eleos utilizada en el texto original en griego tiene que ver con el dolor, miseria y aflicción que percibimos como resultado del pecado

El Dr. Nyenhuis escribió:

La misericordia es compasión, amor, afecto e identificación con la gente que tiene necesidad, con el sufrido, Es compartir afectivamente las penas de otro.  El hacerlo requiere un alto grado de abnegación con la gente que sufre.  

«Dichosos los misericordiosos…»  La traducción literal de esta Bienaventuranza Sería:  dichosos los misericordiosos porque ellos mismos disfrutarán de misericordia

La misericordia se aprende.  No sabemos lo que es sin que lo experimentemos. Y nosotros experimentamos la misericordia al saber del amor de Dios en Cristo Jesús.  

Esta experiencia es indispensable para ser misericordiosos; no es algo que podamos hacerlo por nosotros mismos.  Es un fruto de la obra de Espíritu Santo en los corazones de los ciudadanos del Reino de Dios.  Y es una obligación moral de todos sus ciudadanos.

III ¿QUÈ EJEMPLOS TENEMOS EN LA BIBLIA DE MISERICORDIA?

En la biblia encontramos muchos ejemplos de misericordia, pero solo voy a mencionar dos:

En primer lugar, el ejemplo perfecto y básico de misericordia y de lo misericordioso que es Dios lo tenemos en el hecho de que envió a su propio Hijo a este mundo,

Dios, conoce nuestra condición miserable y lamentable como resultado del pecado, vio nuestro sufrimiento y tuvo compasión de nosotros y la gracia que mostró al salvarnos del pecado se convirtió en misericordia sobre todo cuando vio las consecuencias del pecado.

Salmo 103:8 Misericordioso y clemente es Jehová;Lento para la ira, y grande en misericordia.

Nuestro Dios es un Dios misericordioso que muestra su misericordia continuamente; y los que somos ciudadanos de su reino también tenemos que ser misericordiosos y mostrar misericordia.

Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que nunca pecó, que nunca hizo daño a nadie, que vino a predicar la verdad y que vino a buscar y salvar lo que se había perdido

¿Cómo mostró su misericordia en los últimos momentos de su vida?

Al estar clavado en la cruz, sufriendo la agonía de la muerte, tuvo misericordia de los que le crucificaron y oró a Dios diciendo ‘Lucas 23:34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.’ ‘.’ No son ellos, sino Satanás; ellos son víctimas; del pecado que los domina

Otro ejemplo lo tenemos en Esteban uno de los diáconos de la iglesia primitiva el cual, mientras lo apedreaban para matarlo, Oró al Padre celestial diciendo, Hechos 7:60

Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió’ ‘

Los dos tuvieron compasión de los que les hicieron un daño que los llevó hasta la muerte y mostraron misericordia. Este debe ser el sentir y actuar el cristiano. Debemos sentir piedad por todos los esclavos del pecado. Esta bienaventuranza nos indica cual debe nuestra actitud hacia nuestros prójimos

Y todo aquel que se da cuenta de su verdadera posición delante de Dios y de su relación con El, necesariamente debe ser misericordioso con los demás.

El Dr. Martyn Lloyd Jones escribió: Dios es misericordioso; pero Dios es justo, Dios es santo, Dios es recto: y sea cual fuere nuestra interpretación de misericordioso debe incluir todo eso. Misericordia y verdad van de la mano, y si pienso en la misericordia sólo a costa de la verdad y de la ley, no es verdadera misericordia, es entender mal este término.

En el caso de la parábola del Buen Samaritano, el hombre que fue misericordioso fue el que sintió pesar por la víctima, detuvo su camino, curó sus heridas, cargó con él y se preocupó porque lo atendieran. Esto es ser misericordioso.

No quiere decir sólo sentir compasión; no solo sentir un gran deseo, ya que la misericordia nos lleva, nos mueve para hacer un esfuerzo para aliviar la situación.

El renombrado escritor contemporáneo John Stott dijo: Nada nos mueve tanto al perdón y a tener misericordia como el maravilloso conocimiento de que nosotros mismos hemos sido perdonados.

Nada prueba más claramente que hemos sido perdonados que nuestra propia disposición a perdonar. Perdonar y ser perdonado, mostrar misericordia y recibirla: van forzosamente e indisolublemente juntos,

IV ¿CUÀL ES LA BENDICIÒN DE ESTA BIENAVENTURANZA?

Al ser misericordiosos alcanzamos misericordia y ¿cuál es la misericordia de Dios?¿Cómo se mostró la misericordia de Dios?, Somos salvos por la fe y

Romanos 5:8 dice Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros,’ y Romanos 5:10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, y 2 Corintios 5:19 dice

que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados.

V CONCLUSIÓN

Si sabemos lo que Dios ha hecho por nosotros a pesar de lo que merecemos, y nuestra reacción debería ser: ‘Sé que he recibido perdón; por tanto, voy a perdonar.’

El Dr. Martyn Lloyd Jones también dijo: la operación de la gracia de Dios es tal, que cuando se realiza en nuestro corazón con perdón nos hace misericordiosos. Manifestamos, pues, si hemos recibido o no perdón con el perdonar o no. Si soy perdonado, perdonaré. Y ya que hemos experimentado la misericordia de Dios también podemos ser misericordiosos

Concluyo con esta pregunta ¿Somos misericordiosos? ¿Tenemos compasión por los pecadores incluso cuando nos ofenden? ¿Tenemos compasión por todos los que son víctimas del mundo, de la carne y del diablo?

Entonces fíjense bien en la bendición de esta bienaventuranza que dice: ‘Bienaventurados —felices— los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.’

Otras partes de la Serie El sermón del monte
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.