El sermón del monte – Parte 9
Séptima Bienaventuranza

Meditación por el A.I. Marcos Mercado Estrada
Iglesia Nacional Presbiteriana Berith
Cd. de México

Transcripción…

Muy buenos días, doy gracias a Dios porque cada jueves me permite comunicarme con ustedes por este medio electrónico y aprovecho la ocasión para enviarles un muy cordial saludo.

El día de hoy vamos a meditar en la séptima bienaventuranza y antes de iniciar voy a leer las bienaventuranzas que encontramos en Mateo 5:1-12

1 Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos.
2 Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:
3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
9 Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.
12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

¿Cuál es la séptima bienaventuranza?

9 Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

I INTRODUCCIÒN

De acuerdo a la cuarta bienaventuranza, el tener hambre y sed de justicia y el ser saciados por Dios produce 3 resultados y consecuencias en nosotros, 1.-el ser misericordiosos, 2.-el tener un limpio corazón y 3.-el ser pacificadores.

Y el ser pacificadores es otra de las características de los ciudadanos del reino de Dios es decir el reino nuevo y diferente que nuestro Señor Jesucristo vino a establecer

En la época actual llena de violencia extrema, guerras, rumores de guerra, secuestros, asesinatos de muchos grupos delictivos incluyendo los cárteles de la droga no cabe duda que esta característica es de suma importancia ya que quizá nunca, hubo una palabra más necesaria en nuestro país y en el mundo entero que la de pacificadores, contenida en esta Bienaventuranza que estamos analizando.

¿Por qué hay guerras en el mundo? ¿Por qué hay una tensión internacional constante? ¿Qué le pasa al mundo? ¿Por qué ha habido tantas guerras en los últimos siglos? ¿Por qué sigue habiendo peligros de guerra y rumores de guerra y por qué hay tanta intranquilidad, desacuerdo y conflictos entre los hombres? y hay una sola respuesta a todas estas preguntas, es a causa del pecado del hombre.

Miren ustedes ¿por qué se necesitan pacificadores? Porque todos los intentos del hombre por lograr la paz en todo el mundo han fracasado

 Fracasó la Liga de Naciones que se organizó en 1919 y la Organización de las Naciones Unidas que se organizó en 1945 parece estar fracasando ¿Qué pasa? Miren ustedes, hay una sola respuesta adecuada para estas preguntas; y no es política, ni económica, ni social, sino que tiene que ver con la raíz misma del problema que es el pecado

La explicación de todos nuestros problemas es la concupiscencia, codicia, egoísmo, egocentrismo, humanos; Nuestro Señor Jesucristo lo dijo en Marcos 7:21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.

y si el corazón del hombre no cambia, el problema de las guerras y la violencia nunca se resolverá y por ello los gobernantes están tratando de resolver este problema solamente de manera superficial sin ir a la causa y raíz de todos los problemas

Por eso esta bienaventuranza es muy importante ya el día de hoy que dice Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios

II ¿QUE SIGNIFICA PACIFICADOR?

En el texto original en griego se utiliza la palabra eireenopoioi que se traduce como pacificadores, pero contiene dos partes eireenee, paz, y poieoo, hacer,  y se refiere más que a la ausencia de lucha y pleito a la acción de buscar la armonía, que da como resultado la paz 

En este sentido el pacificador es alguien que trabaja para el bien público, es decir el bienestar general para hacer la paz. 

Y lo que el mundo necesita urgentemente hoy es pacificadores. Si todos lo fuéramos no habría problemas.

¿Qué es, pues, un pacificador? En un sentido pasivo es lo contrario de un peleonero, ya que es pacífico

En un sentido activo busca la paz desea la paz, y hace todo lo que puede por crearla y mantenerla. Es alguien que trata en forma activa que haya paz entre las personas, entre grupos, y entre las naciones.

Pero sobre todo es alguien que por encima de todo está preocupado para que todos los hombres estén en paz con Dios.

Y para que un hombre tenga paz necesita un corazón nuevo, un corazón limpio. Y sólo el hombre de corazón limpio puede ser pacificador porque, la persona que no tiene un corazón limpio, tiene un corazón lleno de iras, envidias, celos, contiendas y disensiones y por ello, nunca podría ser pacificador.

Y solo las buenas nuevas del evangelio pueden transformar los corazones aun los corazones más malvados ,empedernidos, envilecidos y endurecidos por el pecado porque el Espíritu Santo es el que pone la fe en el corazón del hombre por medio da la Palabra predicada por los pacificadores y hace un cambio radical en el hombre

Debido a que el pecado es la causa principal de la ira, de las guerras, pleitos y disensiones una manera práctica de ser pacificadores es predicando el evangelio de la paz , por eso Romanos 10:15, dice: !!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas

Y los creyentes podemos y debemos promover la paz, proclamando el evangelio del Reino el evangelio de la paz que anuncia y da testimonio del Príncipe de Paz. 

Miren ustedes:

III COMO PACIFICADORES DEBEMOS ESTAR CONSCIENTES QUE NUESTRO DIOS ES UN DIOS DE PAZ

Una de las definiciones más hermosas del ser y de la naturaleza de Dios en la Biblia la encontramos en Hebreos 13:20 que dice: 20 Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo

Su paz es también inconmensurable ya que Filipenses 4:7 dice: Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús

Romanos 15:33 se refiere a Dios de la siguiente manera Y el Dios de paz

Por ser Dios un ‘Dios de paz’ envió a su Hijo Jesucristo para que muriera en la cruz del calvario en nuestro lugar y con ello nos proporcionó un camino para nuestra salvación, sin el cual todo el género humano hubiera quedado condenado al infierno y a la perdición absoluta y eterna .

Y por medio del sacrificio de su hijo, a pesar de que como pecadores éramos enemigos de Dios por causa del pecado, a Dios le agradó reconciliarnos con Él y esto lo encontramos en Colosenses 1:20 que dice: 20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos,

Pero lo más importante de esto, también lo encontramos en este versículo, ¿cómo hizo la paz?

haciendo la paz mediante la sangre de su cruz   «

Por otra parte Dios nos ordena a cada uno de sus hijos, buscar la paz y en Hebreos 12:14 dice: Seguid la paz con todos

Y Romanos 12:18 dice: Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres

IV CONCLUYO. – ¿CUÁL ES LA BENDICIÓN O PROMESA DE ESTA BIENAVENTURANZA

La bendición que se otorga a los pacificadores es que serán «llamados», «nombrados» o «designados» hijos de Dios

Y esto es algo maravilloso porque siendo esclavos del pecado fuimos adoptados como hijos de Dios y no solo llegamos a ser hijos de Dios sino que algo que ocurre normalmente con los hijos es que son nombrados en un «testamento» para recibir lo que les corresponde por el hecho de ser hijos.

 Y fíjense bien que la realidad es que como hijos de Dios tenemos una herencia, y algo que es muy difícil de imaginar y comprender y es que somos coherederos con Cristo y como nuestras mentes limitadas no alcanzan a comprender lo grande, maravilloso y sorprendente que esto es y lo que significa, solo me voy a limitar a mencionar a ustedes dos pasajes de la Biblia que nos hablan de esta bendición

Gálatas 4:7 : Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo,

Y Romanos 8:16-18

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

17 Y si hijos, también herederos;

(pero herederos ¿de quién?) la palabra de Dios aquí dice: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Es decir bienaventurados, es decir más que felices los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios y como hijos de Dios serán coherederos con Cristo Amén

Otras partes de la Serie El Sermón del Monte
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.