EGOCENTRISMO

Leía el otro día, en un libro de teología, una afirmación que llamó la atención. El autor había escrito. “la religión popular es incurablemente egocéntrica”. El libro, Faith & Its Counterfeits (la fe sus imitaciones), fue escrito por un profesor (presbiteriano) en la Universidad de Dubuque, quien quería mostrar que las muchas imitaciones de la fe verdadera son falsas. Cualquiera fe que sea imitación es, de por si, falsa.

Esta frase “la religión popular es incurablemente egocéntrica” me parece una intuición sólida, casi como un axioma. Es una caracterización atinada y una descripción precisa. Atrae a las personas que siempre buscan “lo que en esto hay para mí”. Siempre esperan un beneficio personal y para practicarla siempre están motivadas por un interés personal.

La perspectiva de esta óptica es que la fe o la religión es como una inversión que garantiza ganancia o, por lo menos mejora las posibilidades para ella. Busca la prosperidad en la vida presente y la seguridad en el porvenir. El motivo especial es el placer, aunque no necesariamente es sus formas más elementales. Puede ser que sea un placer refinado y socialmente aceptable. Sobre todo la perspectiva de la religión popular es que “me haga sentir bien” o, simplemente “a mi me gusta”.

El que participa en una de esas “religiones populares” lo hace para encontrar su propia satisfacción y contentamiento. Y esto no es lo mismo que glorificar a Dios. La religión popular es, más bien, una glorificación de nuestros deseos y adoramos el ser que pensamos que podemos ser.

La religión popular presenta a la sociedad el objetivo de la vida cristiana. La felicidad es un objetivo de la vida cristiana.  La felicidad es un producto de la relación correcta con Dios y la práctica de esta relación. Nunca debe ser la meta en sí, ya que no podemos experimentar la recta relación con Dios, por medio de la búsqueda de la felicidad. Se puede decir que el que busca la recta relación con Dios, establecida en base a su Palabra, sus promesas y su enseñanza, no encontrará la felicidad, sino que la felicidad le va a encontrar. El que busca la felicidad está condenado a la frustración eterna. Pues no la encontrará y tampoco encontrará la recta relación con Dios.

Lejos de egoísmo, el que oye la Palabra tiene que entregarse a Dios, glorificarle, buscar la buena relación con Él, y nunca tendrá que preocuparse de  la felicidad. Jesús lo dijo: “tenemos que negarnos a nosotros mismos y seguirle a Él”.

Boletín Buen Óleo, domingo 8 de noviembre de 2009 Iglesia Nacional Presbiteriana “Berith”.


Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.